“El amor de Dios es respeto” explica la monja Hérika Chavez

“El amor de Dios es respeto” explica la monja Hérika Chavez

La hermana Hérika Chaves tiene 24 años, una voz tranquila y un humor que hace reír. En la vida religiosa desde los 16 años, ella, que es de Ananindeua, un pequeño municipio de Pará y ahora vive en São Paulo, tiene una posición particular en su trabajo en la Iglesia católica: acoger a la población LGBT.

Hace unos días visitó el bar Boleia, dirigido al público lésbico, durante una visita a Río de Janeiro. Pero su historia con esta población comenzó mucho antes. También antes de la declaración del Papa Francisco en defensa de la unión civil entre homosexuales – y el posterior retiro del Vaticano .

Hermana Hérika Chaves
“¿Monja? Dios no lo quiera”

Herika y su hermano, dos años menor, solían ir a la iglesia con su abuela muy religiosa. “Pero mi madre nunca fue una gran iglesia, tanto que solo me bauticé cuando tenía 7 años”. La catequesis también ocurrió más tarde. “Empecé a bailar cuadrilla cuando tenía 8 años, esto es parte de nuestra tradición en Pará. A los 11 años, mi mejor amigo, que es gay, me pidió que fuera a una reunión de jóvenes de la iglesia. Fui y gasté así, comencé a ir a mucho, por mi cuenta ”, cuenta.

A pesar de su participación constante, seguir una carrera religiosa no pasó por la mente de Hérika. “Cuando alguien me decía que tenía un aire de monja, de inmediato decía: Dios no lo quiera”, se ríe. A los 13 años tuvo por primera vez contacto con una monja, quien cuestionó a Hérika sobre su voluntad de seguir la vida religiosa. Avergonzada, dijo que sí y la llamaron para una cita. “Dije que sí porque me daba vergüenza y luego pensé: ¿qué voy a hacer ahora?”, Dice riendo.

Pero el encuentro con las religiosas le habló al corazón. “Me gustó, fue muy feliz. Había música . Luego llegué a casa y comencé a sentir que Dios quería algo más de mí. Cuando regresé de la iglesia, sentí que faltaba algo, algo que encontré en la vida religiosa”. “, dice.

De adolescente empezó a coquetear con su vocación, pero no dejó de coquetear con unos chicos. “Sí, salí, me quedé con chicos y creo que eso fue muy importante. Estas experiencias me ayudaron en mi camino, porque creo que tendría dudas si no hubiera tenido estas experiencias”, dice. Sin duda alguna, a los 16 años ingresó al convento. En 2016, a los 20, hizo sus votos.

Mamá, mi hermano es gay, dile que lo amo”


En su primer año como monja, Herika fue llamada a trabajar en la ciudad de Maracaju, Mato Grosso do Sul. “Me mudé en 2017 y, de hecho, siempre supe que mi hermano era gay, pero comencé a darme cuenta de la Facebook comenta a los chicos sobre lo guapo que era. Decidí hablar con mi madre, con quien vivía ”, dice.

La madre afirmó que su hermano negó la sexualidad. “Mamá, él es gay y debe estar avergonzado porque soy monja. Dile que lo amo más que nada, que es mi hermano, y que lo apoye”, dijo Hérika a su mamá. Con un pequeño empujón, el hermano salió del armario, muy bienvenido.

“A mi abuela, que era mayor y muy religiosa, le costó aceptarlo. Hablé mucho con ella, que hoy da la bienvenida a sus amigos y novios”, dice la monja.

Dice que desde pequeña convivió con gays, lesbianas y trans, pero que ver el prejuicio que sufría su hermano la hizo aún más consciente de la causa. “A mi hermano le decían maricón, un poco gay, un insecto, y eso me molestó. Pensé en cuánto dolor sentía tanta gente”, dice.

Aún en su primer año de funcionamiento, en 2017, en la Iglesia Católica, un segundo caso la acercó aún más a la población LGBT. “Trabajé con gente joven y había una chica que me pidió ayuda porque todavía no había salido del armario con la familia. Dijo que estaban muy cerrados y que tenía miedo. Realmente no sabía qué hacer y Estaba pensando en cómo ayudar ”, cuenta.

La joven recomendó a su hermana la webserie lésbica Esconderijo. “Quería que viera la vida cotidiana de las lesbianas y la serie me ayudó a tener una visión interna de la comunidad LGBT”, dice, sin reservas, vergüenza ni prejuicios. Ver la serie tuvo dos resultados: logró ayudar a la joven a hablar y ser aceptada por su familia y comenzó a seguir al equipo de producción en Instagram.

Años después, durante la cuarentena, en un directo de la directora de la serie, Gabi Dimello, se presentó como monja y empezó a hablar más con otras mujeres lesbianas. El 1 de noviembre, en una visita a Río, decidió visitar Boleia, de la empresaria Lela Gomes, con quien había creado un acercamiento virtual.

‘El amor de Dios no secrega, es mayor que el prejuicio’.

“Fue gracioso, porque tenía el hábito y el día antes era Halloween, así que me preguntaron si estaba disfrazada. Cuando vieron que realmente era una monja, vino mucha gente a hablar, a abrirse , para hablar del dolor de no ser aceptada por la familia ”, dice, quien pasó la noche allí, conversando, escuchando, intercambiando mensajes de apoyo.

“Mucha gente se aleja de la religión por la resistencia de algunas personas en la iglesia. Y el amor de Dios no se segrega, el amor de Dios es respeto, es mucho mayor que cualquier prejuicio”, dice, quien dice que la noche fue inolvidable y la inspiró a continuar el trabajo, que, garantiza, no tiene resistencia por parte de los miembros de la iglesia.

“Recurro a la palabra de Dios y al pasaje ‘Ama a tu prójimo como a ti mismo’. Cuando todos querían apedrear a la prostituta, Jesús tomó de la mano, cuando expulsaron al leproso, Jesús los trajo de vuelta. Hoy, estas personas son la comunidad LGBT y debemos recordar: Dios es amor. Yo quiero ser ese rostro amoroso de Dios. La acogida y las puertas de la iglesia deben estar abiertas a todos, y no a algunos seleccionados ”, indica.

Fuente del artículo: Universa.

cristianoslgttbiqargentina

Equipo de Trabajo Cristianos LGTBIQ Argentina-.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies